Historia

  • Historia

    El legado de Glashütte Original

29/04/2018

Las raíces de Glashütte Original se remontan a 1845, el año en el que se establecieron en Glashütte los primeros maestros relojeros. Hicieron realidad su sueño de una industria relojera sajona independiente. Como descendiente directo de su arte, hoy Glashütte Original prosigue su visión en el siglo XXI.

  • A mediados del siglo XIX, en un pequeño valle en los Montes Metálicos, a solo 30 kilómetros de Dresde, la capital de Sajonia, comenzó a desarrollarse una historia de éxito única. Buscando nuevas perspectivas económicas para la región, cuyo nombre proviene de antiguos depósitos de mineral, el gobierno decidió emprender una empresa ambiciosa: la fundación deliberada de una industria relojera en la antigua ciudad minera de Glashütte.

  • El 7 de diciembre de 1845, los primeros residentes de Glashütte comenzaron su aprendizaje como relojeros, sentando así la piedra angular de un nuevo tipo de medición del tiempo. El audaz plan del gobierno sajón tuvo éxito, y para principios del siglo XX, la alta calidad de los relojes hechos en Glashütte les había valido una reputación mundial por su excelencia.

  • En las décadas siguientes, la confianza de los relojeros en su propia fuerza, junto con su determinación de nunca rendirse ante las dificultades, resultarían decisivas. El curso de la historia golpeó la pequeña ciudad con toda su fuerza, lo que finalmente condujo en 1951 a los relojeros que sobrevivían en Glashütte a confluir en una empresa estatal.

  • La flexibilidad, el poder de innovación y el desarrollo de la tradición permitieron a la empresa no solo sobrevivir a los años de la RDA, sino también sentar las bases para un mayor desarrollo.

  • Desde 1994, la marca Glashütte Original ha retomado esta tradición, asumiendo el legado de las compañías de relojes de Glashütte de cuyo ADN surgió tras la reunificación alemana. Junto con el Swatch Group, del que Glashütte Original es miembro desde el año 2000, la visión relojera de la manufactura no conoce de límites.